Carlos, de Madrid

«Trato excelente y cuidado exquisito. Hay cariño, detalle y mimo puestos en cada esquina, en cada baldosa. Los Manjolinos consigue que no te sientas como un huésped, sino que te sientas en casa. Lo pensamos todos los que fuimos. Y fuimos ocho. Gracias por una estancia de cinco estrellas en un alojamiento que bien se merece el firmamento entero…»